El día que murió Jesús Malverde

El día que murió Jesús Malverde

El enfrentamiento de Jesús Malverde con las fuerzas del entonces Gobernador del Estado de Sinaloa, el general  Francisco Cañedo,  fue histórico. Cuentan que duró varias horas. Supuestamente el combate inició al caer la tarde y se extendió por toda la noche. El Gobernador, que andaba a la caza de Malverde, era compadre de Porfirio Díaz. Un dictador que ejerció como presidente de México durante más de treinta años. El general Cañedo también estuvo un tiempo similar como primera figura de su estado.


Se dice que una  herida de bala dejó a Malverde fuera de combate. Sin embargo, pudo resguardarse con la ayuda de un  compañero  que estaba en ese momento  a su lado. Pero la suerte le jugó una mala pasada. La  lesión recibida durante el enfrentamiento  le produjo una gangrena. Quedó inmóvil. Era casi imposible que lograra sobrevivir.

Por su parte el Gobernador Cañedo aumentó considerablemente el ofrecimiento inicial por su captura. Él había empeñado su palabra al presidente Porfirio de que acabaría para siempre con la pesadilla del peligroso fugitivo. Pues las quejas de varios colonos importantes de la zona habían llegado hasta el presidente.


A pesar de la alharaca del Gobernador en contra de Jesús Malverde,  los pobladores rezaban para evitar la  captura del rebelde.  Pues contrario a lo que se podía pensar, el fugitivo  era muy querido en toda la región. La razón era muy simple: el hombre  acostumbraba a robar a los ricos y repartir el botín  entre los pobres.  Una práctica que ejerció durante varios años.


 Malverde  se metía en el monte, (por eso su apodo  “el mal verde”) y asaltaba a los hacendados y a las familias adineradas de la región. Luego bajaba y distribuía el dinero entre los pobres.  Con esto se granjeó la admiración y el respeto de gran parte de la comunidad. De esa manera la fama de Malverde crecía al mismo ritmo que aumentaba la preocupación del Gobierno por su captura.


La gota que derramó la copa para que Malverde asumiera este comportamiento fue la muerte por hambre de sus padres. Víctimas de los abusos de los poderosos de la zona. 


Él con anterioridad  había trabajado en el tendido de vías férreas. Incluso hay estudiosos que asoman la posibilidad de que hubiese sido obrero  del Ferrocarril Occidental de México y del Ferrocarril Sud-Pacífico.


Una vez inmobil por la herida y en medio de unos dolores insoportables,  Malverde mandó a buscar a uno de sus mejores amigos.  Sabiendo además, que iba a ser muy difícil salir con vida por causa de la gangrena.  Y le pidió  que lo entregara a las autoridades. De esta forma podía cobrar la jugosa recompensa y distribuirla entre los más necesitados. Fue así como  el 3 de mayo de 1909 es capturado y colgado de un árbol.


 Tras su ejecución, el Gobernador prohibió la inhumación de los restos, quedando así a la intemperie. La versión más creíble apunta  a que con el paso del tiempo los restos iban cayendo al suelo. Lo que motivó a los pobladores a arrojar piedras para proteger el cuerpo.


La acumulación de piedras creó una pequeña loma  que dio lugar a una tumba. Sin embargo, con la expansión de la ciudad el pedregal fue destruido y los huesos  trasladados a una capilla. Todavía en la actualidad continúa la tradición de llevar piedras al sitio como una forma de rendirle culto. Además de las  flores o veladoras, pues es considerado un Santo.


El sepulcro de Malverde atrae a miles de devotos cada año.  Incluso se habla de milagros ocurridos a través de su persona. El lugar, convertido en una capilla,  tiene infinidades de agradecimientos escritos  en placas de mármol . Para muchos es el “Santo de los Narcos''. No obstante,  la iglesia católica aún no lo considera un Santo verdadero.