Dos versiones sobre el Holocausto y los judíos

 Dos versiones sobre el Holocausto

Desde siempre hemos escuchado  hablar sobre el Holocausto y sus circunstancias. El acontecimiento ocurrido en  Europa durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial bajo  la Alemania nazi.  La historia explica los crímenes contra los judios en aquella época. Sin embargo, el tema ha sido cuestionado por algunas personas que tienen otra óptica de lo ocurrido. Yo he escogido los puntos de vista más álgidos de las dos versiones. Pienso que es interesante ver ambas caras de la moneda. 

Expongo en síntesis el pensamiento judío (JUDÍOS) y su contraparte (OTROS) de manera simple y sin retoque literario. La forma más sencilla para el razonamiento. Aunque entiendo que es casi imposible razonar la historia libre de sensibilidad y carente de emoción. 


JUDÍOS: Antes de 1933 comenzó la caza masiva de judíos; en 1932 se empezó a alejarlos del Estado, de la cultura, de la ciencia y de la economía. En 1935 vinieron las leyes raciales “para defender la sangre y el honor alemán”. Luego empezó el exterminio. 


OTROS: Los judíos fueron los culpables de la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial. Sus capitales causaron la gran crisis de Alemania. Además, conspiraron contra la nación complotados con los banqueros internacionales. Por eso Hitler dijo: “Eliminar los privilegios que el judío posee, a diferencia de los otros extranjeros que viven entre nosotros” 


JUDÍOS: El Holocausto produjo la muerte de más de 6 millones de judíos. El historiador Léon Poliakov elaboró un libro de referencia histórica al respecto: “Bréviaire de la haine”, o "Breviario del odio". No exageramos al decir que el Holocausto constituye el peor genocidio que ha conocido la humanidad. 


OTROS: Antes de la guerra había sólo 600,000 judíos en Alemania y alrededor de 5 millones y medio en toda Europa. ¿Cómo se explica entonces la ejecución de 6 millones de israelitas? Además, en 1944 Hitler accedió a que emigraran a través de Suiza 1,200 hebreos semanalmente.  

JUDÍOS: Los judíos fueron eliminados fundamentalmente en Crematorios diseñados por los nazis para tal fin.


  OTROS: Si 6 millones de personas fueron cremadas ¿qué pasó con las cenizas? Los cadáveres producirían montañas de cenizas. ¿Se imaginan las dimensiones de un depósito de cenizas para seis millones de seres humanos?  


JUDÍOS: Los nazis instauraron las "Leyes de Nuremberg" alemanas en 1935 que prohibían el matrimonio y las relaciones sexuales entre alemanes y judíos. 


OTROS: Las "Leyes de Nuremberg" funcionaban de un modo similar al de las leyes que existen hoy en Israel. Donde un judío tiene prohibido el matrimonio y las relaciones sexuales con personas de otras razas. 


JUDÍOS: El pueblo judío había ayudado al engrandecimiento de Alemania con su aporte en todas las áreas del país. El israelita es muy trabajador y lo ha demostrado. Ya que en el judaísmo el trabajo  no sólo es necesario y un deber de cada hombre sino que es totalmente digno. 


 El ser humano tiene que imitar a D-s.  Por eso el trabajo manual y el intelectual adquieren el máximo honor en el judaísmo. Nuestros Patriarcas, como seres humanos individuales, y tenidos como prototipos para el judaísmo, así como todos los doce hijos de Yaacob trabajaron como ganaderos (trabajo manual) y estudiaron la Torá (trabajo intelectual). Moshé trabajó como vice Faraón en Egipto y como pastor en Midian. Y el máximo exponente de la realeza de Israel, David, fue pastor antes de ser rey. Muchos rabinos y gigantes de la Torá han tenido profesiones manuales en otros países. Si algo enorgullece al judio es el trabajo. Por eso hemos construido una gran nación. 


OTROS: Los judíos nunca se han distinguido por ser grandes trabajadores. Solamente se dedican al comercio del oro, de las piedras preciosas, y la especulación financiera. Pero sobre todo, explotan las necesidades de los habitantes que los refugian. Y si han crecido como país, es por la ayuda que reciben. Solamente Estados Unidos, desde 1949 hasta el año fiscal de 2000, le ha regalado 81.380 millones de dólares. Además, Alemania hace pagos por las víctimas judías hace casi 70 años por 3 mil millones de marcos. 


JUDÍOS: Los Obispos y el clero en general tuvieron mucha culpa en el Holocausto. Es posible que al final de la guerra no se pudiera hacer gran cosa, pero esa culpa se contrajo con anterioridad por dejarse manipular, a veces con entusiasmo. Ellos podrían haber evitado muchas cosas si todos juntos hubiesen condenado, desde el principio, los desmanes de los nazis.  


OTROS: El nazismo valoraba al cristianismo como la religión nacional de los alemanes. Por tanto la Iglesia, sacramento universal de salvación por voluntad de Cristo, se dedicó fundamentalmente a evangelizar.  Esto es, llevar la Buena Nueva a todos los alemanes y con su influjo, tratar de transformar la sociedad. Si hubiera habido un plan de exterminio, el Vaticano se hallaba en posición de conocerlo; pero como no lo constató, no tuvo razones para adoptar públicamente una posición contraria al mismo. 


JUDÍOS: Durante su permanencia en los Campos de Concentración, los judíos fueron totalmente incomunicados y luego asesinados. Primero en las horribles cámaras de gas; posteriormente en los famosos crematorios. Equipos especiales de las SS llamados “Unidades de la calavera” (Totenkopfverbände) vigilaban los campos, y competían unos con otros en crueldad. Durante la Segunda Guerra Mundial, médicos nazis hacían experimentos sobre los prisioneros de algunos campos. Bajo el impacto de la guerra, el sistema de campos nazis creció rápidamente. Después de la invasión alemana de Polonia en septiembre de 1939, los nazis abrieron campos de trabajos forzados donde miles de prisioneros murieron de agotamiento y hambre.  


OTROS: La Cruz Roja Internacional visitó el Campo más señalado — Auschwitz — en septiembre de 1944 y comprobó que a los internados se les permitía recibir correspondencia y encomiendas. Además, contradijo los rumores referentes a las cámaras de gas porque no habían sido confirmados. ¿Y qué sucedió luego cuando el Instituto de Revisión Histórica ofreció 50,000 dólares a cualquiera que probara que hubo judíos gaseados en Auschwitz? Simplemente que nadie aportó ninguna prueba que mereciese la recompensa ofrecida.  


JUDÍOS: Lo más repugnante del exterminio judío es que se llevó a cabo sin haberse violado las leyes alemanas. Simplemente por una actitud racista. 


OTROS: Los judíos no reconocen otra nación que no sea Israel o Sion. Lo que implica que ellos no se someten a ninguna otra ley que no sea lo dictado por Moisés. Una vez que salieron de su tierra en el año 70 n.e., siempre han vivido en " gettos", pero fuertes económicamente. Y en Alemania, los capitales judíos fueron los culpables de la crisis económica, pues los " bonos de guerra ", que eran las únicas acciones que respaldaban la deuda alemana, estaban en sus manos y lo usaron como una forma de presión sobre la economía. 

JUDÍOS: Uno de los grandes testimonios de la barbarie nazista lo constituye el Diario de Ana Frank. Se trata de los diarios personales escritos por una niña judía (Annelies Marie Frank) entre el 12 de junio de 1942 y el 1 de agosto de 1944 en un total de tres cuadernos. En ellos relata su historia como adolescente y el tiempo que tuvo que ocultarse de los nazis en Ámsterdam, durante la Segunda Guerra Mundial. También existe suficiente material fílmico al respecto. 


OTROS: Se ha demostrado públicamente la falsedad de los pretendidos manuscritos que se atribuyen a una niña judía llamada Ana Frank. El historiador británico David Irving, ex profesor de la Universidad de Lyon (Francia) y el estudioso austriaco nacionalizado sueco, Ditlieb Felderer, han demostrado la manipulación del Diario. La prueba más significativa es la obstinación del padre de la niña, Otto Frank (fallecido en 1980), al negarse en repetidas ocasiones a que el manuscrito fuera sometido a un análisis exhaustivo para verificar su autenticidad. 



NOTA :  La Asamblea General de las Naciones Unidas creó, mediante la resolución 60/7, el Programa de Divulgación sobre el Holocausto y las Naciones Unidas con un objetivo sencillo y contundente: recordar al mundo que la perspectiva que nos otorga el Holocausto es relevante para prevenir futuros genocidios. A lo largo de los años, el Programa ha establecido una red global de asociados y ha llevado a cabo iniciativas versátiles entre las que se incluyen recursos educativos, programas de desarrollo profesional, una serie de archivos, mesas redondas y exposiciones.