Cuba: un trampolín al suicidio

Imagen
  Le llamaban “Tati”. Idolatraba al “Che”. A los tres meses de estar casada con el también chileno Renato Julio inició un affair secreto con el capitán de la Seguridad del Estado cubana,  Fernández Oña. Asesor en temas de inteligencia  del presidente Allende y padre de la diputada  Maya Fernández de la Asamblea Nacional de Cuba. Su matrimonio con Renato duró menos que un grano de azúcar ante una manada de moscas. 

De conspiración en conspiración

 De conspiración en conspiración

Estamos en tiempo de conspiraciones. Todos conspiran. Los QAnon dicen que Trump lucha en secreto contra la pedofilia y el "Estado profundo". Para Miguel Bosé el covid- 19 fue creado para que, a través de la vacuna, nos implanten  un microchip. Otros aseguran que  los Illuminatis, una sociedad secreta fundada en 1776,  sigue más fuerte que nunca ahora  con la incorporación de  Barack Obama.  Por su parte el presidente Donald Trump no tiene dudas de que China intervino en las elecciones; y que la prensa, el FBI, el Ministerio de Justicia, los demócratas y algunos gobernadores republicanos tratan de tapar   “el fraude electoral”. Hay para todos los gustos.

Y ni hablar de los ovnis.  La primera astronauta de Gran Bretaña Helen Sharman, no tiene dudas que los extraterrestres definitivamente viven entre nosotros. Como decía La Aragón: los marcianos llegaron ya... 


En diciembre de 2017, New York Times publicó una historia de Helene Cooper, Ralph Blumenthal y Leslie Kean sobre los avances del programa de identificación de amenazas aeroespaciales del Departamento de Defensa, que tenía el objetivo de catalogar ovnis avistados por pilotos militares. A raíz del artículo no cesan las conjeturas,  los asombros, las predicciones. Parece que estamos rodeados.


Otra cosa muy interesante. Los conspiradores más  suspicaces  se preguntan: ¿ No han notado como George W. Bush y la ex primera dama Michelle Obama se han vuelto cada vez más amigos? ¿No han visto como en los eventos públicos usualmente ambos se sientan juntos, se ríen o se dan una mano para sostenerse? Eso tiene su explicación, dicen.  Y narran una  historia  que lleva  el mismo tono deslucido de la huella kármica,  que se  apoya  en  el ocultismo y ciertos  enigmas no resueltos. En Estados Unidos, aseguran, existe una interacción permanente de  varios personajes importantes que poseen un denominador común: el sello de los Illuminatis.

 Entre los involucrados mencionan a David Rockefeller, W. Bush (padre e hijo), John Kerry y más recientemente Barack Obama. Dicen que la Universidad de Yale es el sitio donde nace y se desarrolla la  organización clandestina. Utilizando una cédula secreta llamada Skull and Bones.

El presidente Trump nunca ha hablado de manera directa sobre QAnon, pero eso no evita que sus seguidores busquen validaciones en clave en sus palabras y encuentren la forma de relacionarlo. 


Un hombre llamado Matthew Phillip Wright,  atravesó  un camión en un puente cerca de la presa Hoover, en el estado de Arizona.  Parapetado detrás de un blindado de "fabricación casera", en la ventana del vehículo mostró un papel que decía: "Release the OIG report" ("Publiquen el informe OIG").


El hombre pedía que se publicara un expediente de la oficina del inspector general del Departamento de Justicia de EE.UU que  habla sobre cómo altos funcionarios federales investigaron el manejo de una cuenta de correo electrónico privada por parte de Hillary Clinton. La solicitud ha cobrado fuerza entre los seguidores de Trump y las personas que siguen la teoría de los "QAnon". 


En un acto  del presidente Donald Trump en Tampa, Florida, muchas personas lucieron camisetas con la letra "Q" y pancartas que decían frases como "Somos Q" y "El gran despertar". Fue la primera vez que los seguidores de esta teoría se manifestaban en público.


¿Y de dónde salen estos QAnon? Pues de un foro muy popular en internet donde cualquier persona puede publicar comentarios y fotografías de manera anónima. De allí viene el nombre, de la letra "Q" y las primeras letras de la palabra "anónimo".


El cantante Miguel Bosé compartió un gráfico mostrando la relación entre los vacunados de gripe y los fallecidos por Covid-19, sugiriendo que la mortalidad aumenta si se incrementa el número de vacunados. Oigan eso.


“Yo digo no a la vacuna, no al 5G, no a la alianza España-Bill Gates”, dijo el intérprete alertando contra el dominio global propiciado por la Alianza Mundial para la Inmunización y la Vacunación (GAVI). Y remata el ataque de la siguiente forma: “Pretende (refiriéndose a Bill Gates) que la humanidad sea su laboratorio personal. Este señor está mal, muy mal, y hay que pararle los pies”. Yo asumo que no debe estar tan mal por la cantidad de plata que ha hecho. No es fácil.


Pero esto no es nada. Yo he leído a personas que aseguran que George W. Bush fue el que  orquestó el plan para derribar las Torres Gemelas y deshacerse de miles de personas.  Menos mal que el profesor Joe Uscinski, autor de "American Conspiracy Theories" y experto en conspiraciones,  asegura que   "La mayoría de las teorías de la conspiración entran y salen de la oscuridad, muy pocas alcanzan una gran masa de seguidores. El problema es la mentalidad que las impulsa, no las teorías".


Sin embargo Uscinski piensa  que todo el mundo cree en alguna y quizás en más de una teoría conspirativa.   " La razón es sencilla: hay un número infinito de teorías de la conspiración ahí fuera. Si hiciéramos una encuesta sobre todas ellas, todo el mundo marcaría varias casillas".


Pero esta conclusión no es única para Estados Unidos. En 2015, investigaciones de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, concluyeron que la mayoría de los británicos marcaban una casilla cuando les presentaban una lista de solo cinco teorías. Estas iban desde la existencia de un grupo secreto que controla los acontecimientos mundiales al contacto con alienígenas.


"Cuando miras los datos demográficos, la creencia en conspiraciones atraviesa las clases sociales, el género y la edad", dice el profesor Chris French, psicólogo de la Universidad Goldsmith, en Londres. Y da igual si eres de derecha o de izquierda, tienes la misma probabilidad de pensar que hay alguna trama en camino.


Teorías de la conspiración existen muchas. Es imposible mencionarlas todas. Algunas parecen chistes. Por ejemplo, que los aterrizajes en la Luna fueron simulados o  que,  Beyoncé, Paul McCartney y Avril Lavigne fueron reemplazados por clones. 


Coincidentemente, un día como hoy 8 de enero, nació en Tupelo, Misisipi, «El Rey del Rock and Roll» Elvis Presley. Alguien que desde su muerte ha sido objeto de decenas de teorías conspirativas.   Incluso todavía existen personas que  se niegan  a creer que el Rey está muerto. Así las cosas.