Cuba: un trampolín al suicidio

Imagen
  Le llamaban “Tati”. Idolatraba al “Che”. A los tres meses de estar casada con el también chileno Renato Julio inició un affair secreto con el capitán de la Seguridad del Estado cubana,  Fernández Oña. Asesor en temas de inteligencia  del presidente Allende y padre de la diputada  Maya Fernández de la Asamblea Nacional de Cuba. Su matrimonio con Renato duró menos que un grano de azúcar ante una manada de moscas. 

Religión y falsedad

Religión y falsedad

 
Revisemos ciertos comportamientos en las dos religiones más grandes del mundo para fundamentar el título del post.  Los que basan su prédica en la vida y enseñanzas de Jesucristo con más de 2.200 millones de fieles  y los que creen que Mahoma era el profeta supremo de Dios ( Islam )  y representan unos 1600 millones de seguidores. Comenzamos con una  pregunta muy simple: ¿alguien ha visto a Irán (chiita) o  Arabia Saudita (sunita) solidarizarse con los Uigures que China detiene y maltrata tan solo por ser una minoría musulmana  o alguien ha tenido la  oportunidad de leer alguna declaración de Jorge Mario Bergoglio (el papa cristiano) solidarizándose con los familiares de los cristianos fusilados en Cuba y los maltratos a los sacerdotes? Digan sí para acentuar la negación tácita.

Vamos por parte.  El dinero  desde la época del  trueque, para cambiar un bien por otro, y después el dinero mercancía, que no era más que un bien que tenía el mismo valor como unidad monetaria que como mercancía, ha sido imprescindible para las personas y por ende para las naciones. Su magnitud es tal, que hasta los religiosos se han visto obligados (por el bien de su religión o, su sistema o, su país) a ir ajustando sus prioridades más allá de la fe religiosa . O sea, una especie de hipocresía justificada por la necesidad. 

 Veamos primeramente  una actitud de la comunidad musulmana, que he escogido al azar,  para entender el fenómeno. 

En estos momentos existen en China  cientos de miles de musulmanes detenidos en una red de campos de internamiento por sus creencias religiosas. Se encuentran en la región occidental de Sinkiang. Pero el gobierno asiatico argumenta que el encierro forma parte de un "programa de capacitación vocacional" que tiene "el propósito de combatir el terrorismo y el extremismo religioso". Sin embargo, un  documento obtenido por la BBC presenta evidencias  que Pekín está persiguiendo activamente las creencias religiosas tradicionales y castigando a los Uigures. Echando por tierra  los argumentos chinos de que los campos no son más que centros educativos.

Los Uigures son en su mayoría musulmanes y se parecen más en apariencia, idioma y cultura a los pueblos de Asia Central que a los chinos. Para erradicar su forma de pensar, dice un experto, el gobierno tuvo que encontrar formas de penetrar profundamente en los hogares y corazones de estas personas. Para ello crearon grupos de trabajadores leales del Partido Comunista, conocidos como "equipos de trabajo ​​en aldeas", y comenzaron a barrer la sociedad uigur con una red equipada y dirigida por el gobierno.

A cada miembro se le asignó un número de hogares. Los visitaron, se hicieron amigos de sus miembros y tomaron notas detalladas sobre el "ambiente religioso" que había en cada uno; por ejemplo, cuántas ediciones del Corán tenían o si observaron ritos religiosos. Además del apoyo de la  Plataforma Integrada de Operaciones Conjuntas (IJOP por sus siglas en inglés) que contiene los registros de vigilancia de la región, seleccionados de una vasta red de cámaras, y el intrusivo spyware que cada ciudadano es obligado a descargar en su celular.

Hoy los Uigures se encuentran totalmente controlados. 

Mientras esto ocurre ,  desde que las relaciones diplomáticas entre China e Irán se establecieron en 1971, crece la amistad. Los dos países desarrollaron buenas comunicaciones políticas, económicas y militares. La colaboración se centra en las necesidades energéticas de China y de los abundantes recursos de Irán. Amén de la venta de armas y la cooperación de defensa contra  Estados Unidos. Para el régimen iraní, ningún país en el mundo es tan importante para garantizar su supervivencia y ayudar a aislarlo de la presión internacional como la República Popular de China. 

A pesar de su intento de independencia del control extranjero, Irán se ha vuelto fuertemente dependiente de China, de forma económica, diplomática y, hasta cierto punto, militar. Desde el punto de vista de Pekín, Irán sirve como un importante socio estratégico y punto de apalancamiento contra Estados Unidos. Irán tiene amplias reservas de petróleo y gas natural que podrían ayudar a alimentar el desarrollo de China y un mercado creciente para los productos chinos. ¿Y los Uigures? Bien gracias. 

¿ Y cómo se comportan los sunitas ( enemigos desde siempre de Irán por cuestiones de interpretación,  pero musulmanes también al fin y al cabo) en este aspecto?   Veamos este ejemplo.

El consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, afirmó recientemente  que las relaciones entre China y Arabia Saudí se han convertido en un modelo de respeto mutuo con ganancias compartidas. Vea usted. Los dos países ya han celebrado el 30º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas. Así las cosas.

Los líderes de ambos países, refuerzan de forma constante la confianza política mutua y trabajan  en la sincronización de la iniciativa de la Franja y la Ruta para forjar así, mediante esfuerzos conjuntos, un futuro mejor para las relaciones bilaterales, según despachos saudíes. Ellos apoyan sin reparo el fomento de la asociación estratégica entre China y los países árabes. El apoyo de Arabia Saudí en la organización de la cumbre China-países árabes habla solito. ¿Y los Uigures? Eso no se toca. Lo que importa es el cash. 

Pero los cristianos ( me refiero más bien a la iglesia todopoderosa) no se quedan atrás. Es más, si se hiciera un ranking de falsedad, seguramente lo ganaría el vaticano. Solo hay que ver de cerca el comportamiento de Bergoglio para darnos cuenta que lo anterior no es una exageración. Podría enumerar decenas de ejemplos que descubren la falsedad del Papa argentino en aspectos políticos y sociales en varios países, pero voy a mencionar solo lo referente a Cuba. Los venezolanos y los nicaragüenses ya lo han hecho con sus circunstancias. 

Aunque los católicos cubanos fueron  participantes activos en la revolución, a la que apoyaron en su lucha armada,  el régimen comunista en Cuba  los persiguió, encarceló, los redujo al silencio y en decenas de casos fueron fusilados en el paredón. Los Obispos cubanos, dejaban claro la posición de la Iglesia, en una declaración publicada el 7 de agosto de 1960.

“La Iglesia está hoy y estará siempre a favor de los humildes, pero no está ni estará jamás con el comunismo…La mayoría absoluta del pueblo cubano que es católico, sólo por el engaño o la coacción podría ser conducida a un régimen comunista”.

Inmediatamente las  acciones del gobierno se encaminaron a crear desórdenes en los templos, dirigidas por turbas que enarbolaban los calificativos de “curas falangistas” o “esbirros con sotanas”. Mientras Castro iba clausurando los espacios religiosos de que disponía la Iglesia en la prensa escrita, la radio y la televisión.  Clausurando la cacería de brujas con discurso contra la jerarquía católica, pronunciado en la Universidad de La Habana:

“¿Qué derecho tienen a inmiscuirse en los problemas políticos? Y una de las cosas en que más insisten es en el problema del comunismo, y en plan de emplazar al gobierno. En primer lugar, debemos decirles que el gobierno no tiene que darles cuenta alguna a los señores arzobispos de su conducta, el Gobierno Revolucionario no tiene que rendir cuentas de sus actividades políticas al clero falangista”.

La ofensiva contra la iglesia  retuvo a los sacerdotes en sus casas, custodiados por milicianos,  ocuparon las instalaciones de las organizaciones católicas y el Arzobispo de La Habana, Evelio Díaz y su Auxiliar. Eduardo Boza Masvidal, fueron llevados al G2.  En mi pueblo, Camagüey, fueron encerrados y vejados  (en el colegio de los escolapios) todos   los sacerdotes junto al Obispo, Mons. Carlos Rui a quien le arrancaron la cruz pectoral. Las turbas del régimen no dieron tregua. 

En esa fecha, quedaban en Cuba 723 sacerdotes, de los cuales 483 eran miembros de órdenes religiosas, casi todos dedicados a la enseñanza y quedaron en la calle. Lo mismo sucedió con las 2,225 monjas, en su mayoría educadoras. Todos quedaron de inmediato sin techo y sin trabajo y fueron  enviados por sus superiores a otros países de América Latina o Europa. El Obispo Auxiliar de La Habana, Monseñor Eduardo Boza Masvidal, formó parte de los deportados. Decenas de católicos fueron fusilados.

¿Y ante este drama histórico que  hace  Bergoglio cuando visita Cuba? Pues celebra un  encuentro de 40 minutos con Fidel Castro, rehúsa entrevistarse con los disidentes y le  obsequia al matón, un libro y dos discos con reflexiones y sermones. Y para remachar, ofrece   una  homilía  bajo el icónico retrato de Ernesto "Che" Guevara,  el hombre que estaba al frente de los fusilamientos en esa época en La Cabaña. 

  Hay que tener riñones Bergoglio... 

Por  esto, cuando vienen a hablarme de cómo podría distinguir entre la vida espiritual elevada y la vida material pecadora, no veo más que  ilusiones peligrosas que no abordan el fondo del asunto y los verdaderos pecados. Yo no creo en ideologías, tradiciones y costumbres que no provengan de mi conciencia o de mi experiencia personal. Y huyo (como  decía Martí) “de esos que se acercan a mi corral con las manos cargadas de azúcar”  porque conozco la falsedad que hay detrás de su telón de fondo. Ellos obstaculizan nuestra naturaleza, nuestra mente, nuestra libertad de acuerdo a sus conveniencias.

No compro  la fe en base a una “confianza suprema” que le importa un carajo el recorrido histórico de mi país o el papel de la razón a lo largo de los siglos en nuestra civilización. A otro perro con ese hueso.

El cristianismo actual, al menos el que representa Bergoglio,  no deja de atacar la razón con sus falsedades y devaneos. Menos mal que ya lo conocemos y sabemos hacia dónde apuntan los tiros. Como leí una vez en una pared del Bronx : “Mentir te sale bien, pero hacer que te creo me sale aún mejor”.


 “No necesito ir a una iglesia a besar bandejas de plata y a engordar con mi bolsillo un montón de farsantes que se alimentan mejor que nosotros. Porque se puede honrarlo lo mismo en un bosque, en un campo, o incluso contemplando la bóveda celeste como los antiguos.” GUSTAVE FLAUBERT